por
Miriam Lanabere
/ CEO de COMEX

Desde el surgimiento del “Big Data”, las industrias buscan aprovechar al máximo este gran volumen de información. Es por eso que hoy nos encontramos con conceptos tales como “Data Driven”, “Data Analytics” y “BI” (“Business Intelligence”). Todos estos recursos se encuentran orientados al mismo objetivo: ayudar a las organizaciones a tomar las mejores decisiones posibles en función del enorme caudal de datos en circulación.

¿Qué sucede en Comercio Exterior?

El Departamento de Comercio Exterior puede -y debe- sacar provecho de esta tendencia. Es  momento de que el sector se luzca. Ya no se trata solamente de hacer seguimientos de embarques y de analizar a la competencia. El “Big Data”, junto con las herramientas de analítica avanzada, abren el juego hacia una mirada mucho más estratégica. Los Licenciados y Licenciadas en Comercio Internacional tienen la posibilidad de desplegar sus conocimientos en todas las áreas para las que fueron preparados:

  • Coordinación de la operatoria de importación y exportación.
  • Desarrollo de estrategias de internacionalización a partir de:

– Detección de nuevos mercados.

– Marketing Internacional.

En las charlas que dimos para la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI) sobre “Big Data y Comercio Internacional” y “Bases de datos para Comercio Exterior”, explicamos los usos y beneficios  de esta tecnología. También introdujimos el concepto de “BI para Comercio Internacional” o “Internacional Business Intelligence”.

¿Qué es “International Business Intelligence”?

“Business Intelligence” es el conjunto de métodos y técnicas a través de las cuales se pueden transformar los datos para convertirlos en información relevante en manos de las corporaciones. Con “International Business Intelligence” nos referimos entonces a poner el “BI” a disposición del Comercio Internacional para tomar las mejores decisiones en la estrategia de internacionalización de las empresas.

¿Cómo deben prepararse las empresas?

Ante todo, adaptarse a este nuevo paradigma conlleva tomar importantes decisiones estructurales, como por ejemplo:

  • Abrirse a la digitalización.
  • Capacitar al personal.

Replantear la responsabilidad del sector como monitor estratégico.

Una vez tomadas estas decisiones, planteamos la transformación a lo largo de 3 pasos principales:

1° Armar nuestra base de datos.

 Para ello tenemos a disposición cuatro tipos de fuentes:

  • Nuestro propio sistema de gestión → Operaciones.
  • Bases públicas → Flujo comercial.
  • Bases privadas → Flujo comercial.
  • Redes Sociales → Posicionamiento.

En cuanto a las redes sociales, consideramos que la tarea debe ser compartida entre Marketing y Comercio Exterior, puesto que la estrategia comunicacional debe estar alineada al mercado donde se tiene presencia o al que intenta acceder.

2° Almacenamiento de los datos.

Se debe elegir dónde almacenar las bases de información: por ejemplo en la nube o en un servidor físico de la empresa. También podemos valernos de hojas de cálculo (como Google Sheets), automatizadas y conectadas a APIs.

3° Visualización de la información.

Por último, se deben poder plasmar los datos en tableros de control o reportes que muestren la información procesada para que así aporte valor en la toma de decisiones. Algunas herramientas disponibles: PowerBi o Data Studio.

Conclusión:

Como ya planteamos en otra oportunidad, digitalizarse en comercio exterior es una cuestión vital. Cuando nos insertamos en mercados internacionales, más aún en mercados desarrollados como Europa o Estados Unidos, la digitalización es una ventaja competitiva. Por este motivo incentivamos a la transformación. Y como sabemos que todo esto lleva tiempo y esfuerzo, desde Comex Cerca nos ponemos a su disposición para asesorarlos y acompañarlos durante todo este proceso.